Cómo reconocer los tipos de piel

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Tweet about this on Twitter

¿Cómo reconocer una piel grasa o mixta?¿Cómo saber qué tipo de piel tenemos: grasa, seca o mixta?

Es la pregunta que surge sobre todo cuando inicia la etapa de la adolescencia,  en que empiezan a manifestarse no sólo en nuestro rostro, sino en la piel en general, síntomas diversos, como acné o protuberancias.


Así que para cuidar la piel desde joven, es importante saber qué tipo es.  ¿Con qué finalidad? Con el fin de darle el mantenimiento apropiado para que, con el paso de los años, ésta se conserve sana y saludable.

Por eso es importante saber primero si nuestra piel es grasa, mixta, sensible o seca, para luego tratarla de manera adecuada.

Además de estos tipos de pieles existe la llamada “normal”, que se supone es equilibrada y muy saludable, pero según especialistas dermatólogos este tipo de piel no es fácil que toda persona la tenga; es más, se puede decir que “casi no existe”.

¿Y cómo es una piel normal?

Es una piel muy limpia, que refleja luminosidad, finura, suavidad y además es flexible y tersa. Además, es una piel que no presenta alteraciones como resequedad, poros abiertos, rojeces, venitas o bolsas.

Por eso es que con estas características tan únicas, no es fácil que toda persona tenga una piel así.

Sin duda alguna, quien tiene una piel normal, es porque su sistema de circulación y linfático funcionan bien y, sobre todo, porque tiene un metabolismo casi en perfecto estado, algo que no es fácil de conseguir por factores como la alimentación o los elementos agresivos a los que se enfrenta diariamente la piel.

¿Y las grasas y mixtas?

Adentrándonos en este tipo de pieles, para saber cómo distinguir una de otra, tenemos que clasificarlas primero de la siguiente forma:

Las acnéicas: Son las pieles cuyas bacterias sufren una especie de contaminación que se da sobre todo con el cambio hormonal de la pubertad.

Las reactivas: Este tipo de pieles, que pueden ser secas, grasas o mixtas, se alteran ante muchos factores externos.

Las maduras: Son aquellas que necesitan alicientes para enfrentar el paso de los años, aparte de sus niveles de grasa y agua.

Aclarado esto, un tipo de piel se reconoce así:

Si es seca tiende a ser áspera, con un tono opaco, luce quebradiza, se nota tirante, refleja descamaciones y arrugas, pero sobre todo sus poros son muy pequeños.

Si es sensible suele manifestar enrojecimiento, comezón, cierta tirantez, irritaciones y, lo que es peor, se ve afectada por cambios internos como externos, que incluso pueden ser hormonales y emocionales.

Si es grasa presenta demasiado brillo y al tocarla se siente grasienta, sus poros están dilatados; presenta puntos negros o espinillas en los laterales de la nariz y se palpa resbaladiza, por la grasa, pero al mismo tiempo áspera.

Si es mixta la piel, tendrá zonas que son secas y otras grasosas, concretamente esto sucede en la barbilla, nariz y frente, conocida como “zona T”.

El agua, elemento nutriente para la piel

Es importante saber que una persona puede tener distintos tipos de piel tanto en el cuerpo como en el rostro, donde puede presentar al mismo tiempo zonas muy secas o grasas en una sola área.

También hay que saber lo siguiente: la piel no siempre es igual. Ésta  cambia con el paso del tiempo y factores como el ritmo de vida, el estado anímico, la alimentación, las estaciones y el consumo de alcohol y tabaco, contribuyen al buen o mal estado de la misma.

Siempre se ha dicho: “los años no perdonan; la piel tampoco”. Por eso el cuidado de la piel de un bebé y un adolescente, no es la mismo, así como la de una persona madura, un anciano o una mujer joven embarazada.

Lo cierto es que el elemento principal que contribuye a dar buen mantenimiento a todo tipo de piel, sobre todo a las grasas, es el agua, cuyo consumo continuo y en abundante cantidad, ayuda a hidratar y a balancear su salud.

¿Te ha resultado útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>