¡Cuidado con los errores que cometemos en el cuidado de nuestra piel! (Parte 1)

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Tweet about this on Twitter

Limpiar y cuidar la pielLa piel, esa capa de tejido que es resistente y flexible y que protege nuestro cuerpo, muchas veces la tenemos en total descuido -si no es que en abandono- porque poco nos preocupamos por hidratarla.

Así que hoy nos toca hablar de este tema y darles unos consejos para que aprendan a cuidarla, mimarla y protegerla.

Si algún hábito tenemos en el cuidado de nuestra piel, es lavarnos el rostro por la mañana, lo cual es bueno, porque le quitamos impurezas como el sebo, el polvo o el sudor, que se han rezagado en la noche, pero… ¿y por qué en las noches no nos lavamos el rostro, que es cuando más necesitamos limpiar toda la suciedad que recoge en el día?

Todo es cuestión de hábitos y disciplina, porque así como le damos mantenimiento al rostro al despertar, también es muy importante dárselo antes de irnos a dormir.

¿Pero cuáles son los beneficios de hacer una limpieza nocturna? Son varios:

-La piel se vuelve más activa cuando está limpia.
-La piel limpia permite que las cremas de noche que nos aplicamos, se absorban mejor.
-La piel limpia respira mejor durante las horas que dormimos.

Una vez que asimilemos los tres puntos anteriores, debemos conocer los errores que se suelen cometer en la limpieza facial de noche, para que los evitemos… ¡a partir de ya!

Toallitas húmedas

Uno de los errores en los que incurrimos las mujeres es en el uso excesivo y frecuente de éstas, sin saber que realmente no hacen una limpieza profunda de nuestra piel, pero por comodidad tendemos a usarlas. Al final siempre es necesario enjuagar el rostro con agua, entonces ¿valdrá la pena su uso? ¡Nosotros creemos que no!

Jabón facial

Su uso es importante en la higiene diaria, pero… ¡ojo! hay que saber cuál es el jabón ideal. Por eso es necesario atender el PH que tiene nuestra piel, el cual debe andar entre el 5 ó 6, para escoger un jabón suave que limpie nuestro rostro, sin que éste sea agresivo para la piel.

Exfoliante

Un producto que facilita la limpieza profunda y que muchas veces no se usa de manera correcta,  es el exfoliante, producto que muchas personas lo usan a diario y al final del baño, siendo que el uso indicado debe ser de una vez a la semana. Su uso, tanto en el rostro como en la piel del cuerpo, ayuda a eliminar células muertas que se acumulan. Su principal beneficio es que da a la piel textura y salud, pero… ¡cuidado! porque si se usa en exceso, la piel se puede irritar o enrojecer.

Protector solar

Se piensa que éste sólo debe usarse para proteger piel y rostro en los días de mucho sol en playa o piscina, y esto es un error, pues el uso del protector solar se recomienda durante todo el año, particularmente cuando hay exposición de la piel al sol.

Sueño

Las horas de sueño son el mejor alimento para el cuerpo y la misma piel, por eso es importante dormir 8 horas diarias, pero sobre todo conseguir que el cuerpo descanse, desconectándose de los problemas. Durmiendo las horas recomendadas, evitaremos amanecer al día siguiente con la piel roja, hinchada, sin luminosidad y sin ojeras.

Si prestamos atención a estos errores u olvidos, seguro que ¡nuestra piel nos lo agradecerá!

¿Te ha resultado útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>