La presencia del acné en diferentes edades

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Tweet about this on Twitter

Acné en las etapas de la vidaPor sorprendente que pudiera parecer, el acné no sólo es un padecimiento de la adolescencia, pues suele también aparecer en niños como en personas adultas, debido al comportamiento variable de las hormonas, que son el principal factor que causa este malestar dermatológico.

¿Qué es el acné?

Lo vemos principalmente en el rostro de las personas y cuando es abundante, no resulta agradable a la vista, pero es simple acné, una afección de la piel que se hace presente a través de diversos tipos de erupciones o protuberancias, conocidos como espinillas, puntos negros, quistes, granos y puntos blancos.

Y estas manifestaciones, llamados también poros o folículos folículos capilares de la piel, tienen glándulas sebáceas que generan sebo, mismo que lubrica el cabello y la piel.

Suele suceder que cuando se acumula mucho sebo en la piel, se registra una cantidad amplia de células dérmicas muertas y los poros tienen un tipo de bloqueo; es entonces cuando las bacterias conocidas como “propionibacterium acnés”, se quedan atrapadas en los poros y empiezan a reproducirse, haciendo que la piel se hinche y se enrojezca. Cuando esto sucede, es cuando se habla concretamente de la existencia de acné.

Acné en las diferentes etapas de la vida

Recién nacido o neonatal

Por curioso que parezca, en los recién nacidos el acné suele aparecer con frecuencia, aunque en un 20% menos que en un adolescente o adulto. Es más usual que brote en niños que en niñas.

Sobre todo se manifiesta en forma de espinillas, puntos negros, pústulas o pápulas en las mejillas de los bebés, más que en la frente o la nariz, regularmente no deja cicatrices en la piel.

En los adolescentes

El acné suele aparecer en el rostro en partes como las mejillas, la frente o la nariz, aunque también hay brotes en la espalda, y si quien padece estas protuberancias, le da por querer exprimirlas con las uñas, puede dejarse ciertos rastros de cicatrices.

Este padecimiento dermatológico se da principalmente en los adolescentes, cuando estos empiezan con los cambios hormonales que corresponden a su edad.

Pero también suele aparecer como “herencia”, ya que si uno de sus padres, o los dos, padecieron acné en su juventud, los hijos son susceptibles a tener también el problema.

La presencia del acné en la adolescencia dura lo que ésta, pero hay casos en que se prolonga, mientras que en otros desaparece casi por completo, cuando se deja de ser adolescente.

En el adulto

Hablar de este padecimiento dermatológico en el adulto es hablar de un acné de inicio tardío, que surge por cambios hormonales que se dan en una mujer, debido a factores como menstruación, menopausia, estrés o embarazo.

Regularmente brota a partir de los 25 años y lo hace concretamente en el rostro, tanto en el mentón como en la mandíbula inferior. También puede aparecer acné en la parte superior del cuello o del cuerpo.

Influencia de la zona donde se vive

De acuerdo a estudios médicos, el acné suele aparecer en personas que viven en ciudades o zonas industrializadas en que la contaminación y los residuos del aire son tóxicos y perjudican más la piel. Incluso son las mujeres las que tienden a tener acné, más que los hombres.

Cuando el acné aparece en etapa tardía de la vida, los síntomas pueden ser muy severos. Todo depende del tipo de acné, pues hay el llamado “acné conglobata”, que es es el más severo; “acné papulopustuloso”, que empieza con brotes leves que van a más, y el “acné comedogénico”, que es más ligero.

Como podrá verse, el acné no es un padecimiento dermatológico propio de la adolescencia, pues lo mismo surge en esta etapa como en la adulta, ante lo cual hay factores a tomar en cuenta para contrarrestar este problema, desde la buena alimentación, hasta el evitar periodos de alto estrés, evitar usar productos con alta grasa

Sugerencias para atender el acné

Mucho se dice que el acné lo intensifica el comer alimentos o comida chatarra que son ricas en grasas, ante lo cual es importante observar el tipo de alimentación que se consume, a fin de eliminar aquellos alimentos que contribuyen a padecer más protuberancias o bultitos en la piel.

El estrés no es un estado que determine el brote completo del acné, pero sí puede empeorar la existencia de éste, dado que favorece la producción de sebo en la piel. Así que ante situaciones de estrés que se viven diariamente, es necesario hacer ejercicio, tener una alimentación balanceada, tomar mucha agua y si se trata de acné severo, es recomendable usar productos especializados para atender este problema.

También es importante ser constantes en la limpieza de la piel, lavándose el rostro una o dos veces al día con un jabón neutro y agua tibia, o en caso de extrema situación, acudir a un dermatólogo para recibir el tratamiento adecuado.

Y si quieres mantenerte más actualizado en temas relacionados con la piel,  el cabello y otros síntomas, en nuestro blog encontrarás contenidos que te ayudarán.

¿Te ha resultado útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>