¿Qué es el impétigo y cómo curarlo?

Share on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Tweet about this on Twitter

impétigo: Qué es y cómo curarloLos más pequeños son siempre los más vulnerables cuando hablamos de enfermedades, pero los tópicos nos hacen pensar en gripes o problemas estomacales. Pero los niños son también un foco a la hora de sufrir enfermedades cutáneas y una de ellas es el impétigo. El nombre nos puede dejar un poco fuera de lugar, pero es una de las infecciones más típicas aunque también es de las más desconocidas. Por eso hoy os contamos los síntomas, qué lo causa y cómo curar el impétigo.

Síntomas del impétigo

Los síntomas de esta infección son bastante claros ya que se manifiestan a través de las ampollas que salen en nuestro cuerpo. Por un lado, podemos encontrarnos con unas ampollas pequeñas que tienen una gran capacidad para reventarse dejando un color rosado con tintes de supuración y que además suelen cubrirse de costra. Si encontramos este tipo de ampollas pequeñas estamos hablando de sufrir impétigo no bulloso.

Y por otro lado, si vemos unas ampollas de un tamaño superior estamos hablando de impétigo bulloso. En este caso, además de ser de un tamaño superior, estas ampollas no suelen reventarse pero sí tienen un líquido claro que poco a poco va tomando tintes más oscuros.

La mejor prevención

Como siempre que hablamos en Skin Cap sobre infecciones y sobre enfermedades cutáneas recordamos que lo mejor para evitarlas es una prevención máxima. Y, como no podía ser de otra manera, en este caso repetimos. Y es que, lo mejor para evitar la aparición del impétigo es mantener un buen hábito de higiene diaria, sobre todo con una correcta protección si el niño muestra algunos cortes o golpes ya que hay que mantener esas zonas bien limpias. Además, si un miembro de nuestra familia tiene impétigo se debe tener mucho cuidado en compartir la ropa de cama o de baño ya que es contagioso.

¿Cómo se contagia el impétigo?

Lo primero y principal en este caso es saber que el impétigo se contagia de manera muy sencilla. Con un solo contacto de un niño en la ampolla de otro niño que tiene dicha infección, o bien rascando la ampolla o bien tocándola, habrá contagio. Además, es mucho más sencillo el contagio con la ropa de cama o la de baño, ya que una toalla o una sábana compartida es mucho más accesible que tocar la herida de otro niño.

Tratamiento específico para superar el impétigo

Como toda infección, el impétigo tiene tratamiento para dejarla atrás, pero depende del grado de la infección que tengamos. Si por ejemplo las ampollas salen una zona del cuerpo pequeña, una pomada antibiótica es suficiente para ir recuperando la parte del cuerpo. Pero, si por el contrario, la zona tiene cubre una parte amplia del cuerpo se tomarán antibióticos vía oral.

Eso sí, con la crema o los medicamentos no es suficiente. Además de todo esto es también muy recomendable lavar las zonas afectadas con jabón antiséptico y sobre todo con agua y con mucha suavidad para poder ir eliminando las ampollas.

¿Te ha resultado útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>